El Instituto Nacional de Seguros (INS) de Costa Rica ha anunciado su intención de lanzar una licitación para adquirir proveedores que permitan digitalizar el marchamo, el derecho de circulación que todos los vehículos deben pagar anualmente en el país.

El proyecto se desarrollará en colaboración con los ministerios de Hacienda y Obras Públicas y Transportes (MOPT) para crear una etiqueta que se tendrá que cambiar cada diez años, eliminando los papeles y las calcomanías que actualmente se pegan en el parabrisas.

La nueva tecnología, conocida como RFID (identificación por radio frecuencia), permitirá una mejor identificación de los vehículos y ayudará en la recuperación de vehículos robados, según la presidenta ejecutiva del INS, Mónica Araya Esquivel. Además, el proyecto permitirá modernizar el ecosistema digital de la regulación vehicular. El costo de las etiquetas será de unos ¢2.000 por vehículo y tendrán que pagarse cada diez años.

El proyecto también tiene como objetivo fortalecer y modernizar la recaudación anual del derecho de circulación, utilizando el Ministerio de Ciencia, Innovación, Tecnología y Telecomunicaciones (MICITT) y Hacienda. También se planea una segunda etapa que busca construir «ciudades inteligentes» donde se agilice el tráfico durante las presas, dando prioridad a los vehículos de emergencia y abriendo la aguja del peaje o permitiendo el ingreso a parqueos.

Avatar