El Ministerio de Salud, a través de la Dirección de Vigilancia de la Salud, ha confirmado tres trágicos fallecimientos debido a la rickettsiosis. Estos casos fueron identificados y confirmados por el Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa) durante las semanas epidemiológicas 24 y 27 del año en curso.

Las víctimas son tres varones, de 43, 53 y 70 años, todos residentes de Aserrí. Dos de ellos recibieron atención hospitalaria en el Hospital San Juan de Dios, mientras que el tercero fue admitido en el Hospital Calderón Guardia. Hasta la fecha, no se han reportado nuevos casos de esta enfermedad.

La rickettsiosis es un grupo de enfermedades causadas por ocho especies de bacterias del género Rickettia, transmitidas principalmente por pulgas y garrapatas, y suele estar asociada a condiciones higiénicas deficientes.

En específico, el Tifus Murino se transmite mediante pulgas y piojos provenientes de animales como ratas y gatos. La bacteria se encuentra en las heces contaminadas que pueden ser inhaladas o entrar en contacto con la piel. Esta enfermedad suele manifestarse en situaciones de emergencia, donde el hacinamiento y la falta de limpieza adecuada son frecuentes.

Los síntomas de la rickettsiosis se desarrollan entre siete y 14 días después del contacto y pueden incluir fiebre, cefalea intensa, dolor muscular y erupción cutánea, que generalmente aparece entre tres y seis días después del inicio de la enfermedad.

Es relevante destacar que pueden surgir complicaciones graves, como inflamación de los pulmones o el hígado, meningoencefalitis, fallo renal agudo y fallo multiorgánico.

El Ministerio de Salud hace un llamado a la población para tomar medidas preventivas, como reducir las poblaciones de roedores en el hogar, lavar la ropa adecuadamente, desparasitar externamente a las mascotas, evitar el hacinamiento y mejorar la limpieza en general.

Además, se recomienda que, ante cualquier síntoma compatible con esta enfermedad, se busque atención médica de manera inmediata.

El Sistema de Vigilancia se mantiene activo y los centros de salud han sido alertados sobre la posibilidad de que se presenten otros casos, lo que permitirá iniciar el tratamiento de manera rápida y oportuna, si fuera necesario.