En un estudio publicado este viernes, los científicos ayudaron a determinar las distintas sustancias químicas del olor corporal que atraen a estos insectos al construir una zona de pruebas del tamaño de una pista de hielo e introduciendo los olores de varias personas.

Los mosquitos pertenecen a la familia de las moscas y la mayor parte del tiempo se alimentan de néctar. Sin embargo, las hembras que se preparan para producir huevos necesitan una comida con proteína extra: sangre.

En el mejor de los casos, una picadura solo te dejará un bulto rojo que produce comezón. Pero las picaduras de mosquito a menudo se vuelven mortales debido a los parásitos y virus que transmiten. Una de las enfermedades más peligrosas es la malaria.

La malaria es una enfermedad de transmisión sanguínea causada por parásitos microscópicos que se instalan en los glóbulos rojos. Cuando un mosquito pica a una persona infectada de malaria, aspira el parásito junto con la sangre. Tras desarrollarse en el estómago del mosquito, el parásito «migra a las glándulas salivales y luego es escupido de nuevo a la piel de otro huésped humano cuando el mosquito vuelve a alimentarse de sangre», explica el Dr. Conor McMeniman, profesor adjunto de Microbiología Molecular e Inmunología de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins y del Instituto Johns Hopkins de Investigación sobre la Malaria, en Baltimore.