Mié. Jul 17th, 2024

El 23 de marzo de este año, el gobierno aprobó oficialmente el inicio de una nueva investigación en la pesca de arrastre, otorgando una licencia a cada uno de los ocho barcos camaroneros para ver si es sostenible.

De 2023 a 2024, realizarán nuevas investigaciones en la pesca de arrastre del camarón, los órganos responsables de este evaluar dicho estudio son el Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE), el Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (INCOPESCA) y el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC).

En el estudio participarán ocho embarcaciones semi-industriales proporcionadas por el sector pesquero. También se estudiarán cinco especies de camarones y su estado. Además, considerarán aspectos como profundidad y área por especie, espacio, tiempo y cambio climático.
Las autoridades han aclarado previamente que los barcos estarán equipados con equipos de rastreo satelital para asegurar el seguimiento temporal de las inspecciones. Su objetivo es minimizar las interacciones con otras flotas y evitar conflictos entre buques pesqueros.

Anteriormente

El Instituto de Estudios Sociales en Población de la Universidad Nacional, publicó en setiembre de 2022, un estudio donde reporta que el 76,3% de la población en Costa Rica, está en contra de la pesca de arrastre.

La Sala Constitucional indicaba en la Resolución No. 07978-2018 que, en caso de existir un interés de reinstaurar esta práctica pesquera en Costa Rica, antes era necesario “(…) conocer múltiples factores que incluyen (…) los ambientales (situación de la biomasa, las especies afectadas, las interacciones ecosistémicas, contaminación, capacidad de regeneración, perspectiva a corto, mediano y largo plazo, etc.), los sociales (población beneficiada por la pesca de arrastre, distribución real de dicho beneficio, población afectada por la pesca de arrastre, costo social y turístico, etc.) y socioeconómicos (valoración del costo/beneficio que incluya también las variables ambientales y sociales, rentabilidad frente a sustitutos como el cultivo de camarones, incidencia en la economía local y nacional, etc.)”

La nueva investigación

La intención de este nuevo estudio sobre la pesca de arrastre, tiene como fin, ver si cumple con los criterios establecidos previamente por la Sala Constitucional.

Si bien la red que utilizan ( AA Costa Rica) la catalogan como novedosa, en le texto base que fue vetado por el expresidente Carlos Alvarado, INCOPESCA utilizó las redes AA en dicho estudio para que se aprobara la ley en 2020, alegando que la captura incidental se redujo en un 66%.

No obstante, los datos utilizados fueron erróneos, el biólogo marino Andrés Beita Jiménez de la Universidad Memorial de Terranova (Canadá) publicó una revisión científica del artículo de INCOPESCA y señaló que el valor de reducción real era del 33% debido a un error grave en el análisis de datos y no 66% como señalaba INCOPESCA.

MarViva explicó que el diseño de la red requiere portones de más de media tonelada de peso cada uno en los extremo de la boca; la cual tiene una cadena galvanizada que se arrastra por el fondo marino y el copo de la red podrá colectar fácilmente una media tonelada de organismos en cada lance.

Todos estos elementos, que pesan varias toneladas en conjunto, obviamente no flotan y serán arrastrados por el fondo marino dejando surcos, impactando a todos los organismos en el fondo, levantando toneladas de sedimentos en la columna de agua y liberando gases efecto invernadero.