Mar. Abr 16th, 2024

Un estudiante de arte surcoreano causó revuelo en el Museo de Arte Leeum, en Seúl, después de comerse una banana que formaba parte de una obra del artista italiano Maurizio Cattelan. La obra titulada «Comediante» consistía en una banana madura pegada con cinta adhesiva a una pared del museo, y el estudiante Noh Huyn-soo argumentó que se la comió porque tenía hambre, ya que se había saltado el desayuno. Después de comer la fruta, pegó la cáscara en la pared. El museo reemplazó la banana más tarde en el mismo sitio.

El artista Maurizio Cattelan no se mostró preocupado por lo sucedido y afirmó que «no hay ningún problema». En 2019, alguien ya había sacado la banana de la pared en una exhibición en Miami, pero la obra también fue reemplazada y no se tomaron medidas.

Esta se convirtió en uno de los momentos virales más grandes del mundo del arte cuando se vendió por US$ 120.000 en Art Basel Miami Beach, en diciembre de 2019.

Noh justificó su acción como una forma de rebelión contra la autoridad y sugirió que dañar una obra de arte también puede considerarse una obra de arte en sí misma. Aunque el museo no buscará una compensación por daños de parte del estudiante, el incidente ha generado controversia en cuanto al valor y el respeto que se le debe dar al arte. La obra «Comediante» es conocida por su concepto de arte efímero, ya que se estima que la banana se reemplaza cada dos o tres días.

Avatar