Mié. Jul 17th, 2024

Dos indígenas mayagnas nicaragüenses fueron asesinados esta semana en el Caribe de Nicaragua, según una denuncia realizada por el activista Amaru Ruiz, reconocido defensor de los derechos ambientales y de los pueblos indígenas y afrodescendientes de Nicaragua.

Las víctimas, pertenecientes a minorías étnicas que luchan contra la explotación de los recursos naturales y la deforestación, han sido identificadas como Serato Juwith Charly y Sergio Julian.

Según el presidente de la Fundación del Río, Amaru Ruiz, quien se encuentra exiliado y desnacionalizado por las autoridades nicaragüenses, los dos indígenas fueron asesinados por colonos armados en el territorio Mayangna Suani, ubicado en el Caribe Norte de Nicaragua.

El pasado miércoles, Serato Juwith Charly, de 23 años, fue asesinado mientras trabajaba en un terreno cerca de la comunidad de Kauhmakwas.

Según el reporte proporcionado por los propios indígenas, Charly se encontraba realizando labores de minería artesanal junto a otros miembros de su comunidad cuando fueron atacados por miembros de una banda armada conocida como «Chabelo». Dos indígenas lograron lanzarse al río y sobrevivieron al ataque.

El segundo asesinato tuvo lugar el pasado 2 de julio entre las comunidades de Musawas y Betlehem, también en el Caribe Norte de Nicaragua.

En esta ocasión, un juez comunal y el guardabosque Sergio Julián Juan, de 42 años, fueron atacados por colonos que invaden tierras indígenas. Sergio Julián falleció dos días después debido a las heridas de bala sufridas durante el ataque.

Amaru Ruiz ha denunciado un supuesto «etnocidio sistemático» llevado a cabo por el Gobierno de Daniel Ortega contra las minorías étnicas que luchan contra la explotación de los recursos naturales y la deforestación.

El Centro de Asistencia Legal a los Pueblos Indígenas (Calpi) también denunció los ataques contra los territorios Miskitos y Mayangna, afirmando que durante casi una década han sido objeto de ataques sistemáticos perpetrados por colonos y bandas criminales armadas en la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte de Nicaragua.

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh) ha condenado estos crímenes y ha exigido justicia al Estado de Nicaragua. A través de su cuenta de Twitter, el organismo hizo un llamado al Estado para que investigue y encuentre a los responsables de estos ataques, tome medidas para prevenir la repetición de tales actos y garantice los derechos de las víctimas y sus familias.

Hasta el momento, las autoridades nicaragüenses no han emitido comentarios.

Agencia EFE.