Dom. Abr 21st, 2024

Los líderes de los países integrantes de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica) anunciaron el jueves una «histórica» expansión de su membresía, que entrará en vigencia a partir del próximo año. Entre los nuevos miembros se encuentra Argentina, en un momento en que este grupo de naciones emergentes busca aumentar su influencia en el ámbito internacional.

A partir del 1 de enero de 2024, Argentina, Egipto, Etiopía, Arabia Saudita, Irán y Emiratos Árabes Unidos se unirán a los actuales miembros del bloque, según declaró el presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa, durante una conferencia de prensa conjunta con los líderes de los cinco países originales.

«Esta cumbre marca el inicio de un nuevo capítulo para los BRICS», afirmó Ramaphosa. Luiz Inácio Lula da Silva, presidente de Brasil, extendió su bienvenida a los nuevos miembros a través de la plataforma X (anteriormente Twitter) y envió un «mensaje especial» al presidente argentino, Alberto Fernández, quien consideró un «gran amigo de Brasil y del mundo en desarrollo».

Desde Buenos Aires, en un mensaje televisado al país, Fernández expresó que Argentina busca unirse a los BRICS debido al contexto internacional desafiante que otorga un significado especial al bloque como un referente geopolítico y financiero importante en el mundo en desarrollo, aunque no el único.

Lula, impresionado por la madurez de los BRICS y su confirmada relevancia, señaló que la diversidad del grupo fortalece la búsqueda de un nuevo orden que refleje la pluralidad económica, geográfica y política del siglo XXI. «La presencia de numerosos líderes de otros países del Sur Global en esta reunión de los BRICS demuestra que el mundo es mucho más complejo que la mentalidad de la Guerra Fría que algunos intentan revivir», agregó.

Para el presidente chino, Xi Jinping, las discusiones llevaron a una «ampliación histórica» que augura un «futuro prometedor» para los países del bloque.

Mohammad Jamshidi, asesor principal del presidente iraní Ebrahim Raisi, destacó que la incorporación de Irán representa un «éxito estratégico para la política exterior de la República Islámica».

El primer ministro etíope, Abiy Ahmed, celebró la decisión y consideró que la inclusión de su país en el bloque marca un «momento significativo» para Etiopía. La expansión de la alianza fue una prioridad en esta 15ª cumbre del grupo, que comenzó el martes y finaliza esta noche. China, como potencia económica dominante en el grupo con alrededor del 70% del PIB total, abogó por la expansión.

Cerca de cuarenta naciones expresaron interés en unirse al bloque desde su fundación en 2009, que representa aproximadamente una cuarta parte del PIB global y el 42% de la población mundial.

Sin embargo, India, otra economía clave en la alianza, mostró cautela debido a las preocupaciones sobre las ambiciones de China, su rival regional.

Las negociaciones se llevaron a cabo en una sesión plenaria a puerta cerrada el miércoles. Además de la cumbre principal, se llevaron a cabo varias reuniones bilaterales desde su inicio.