Dom. Abr 21st, 2024

Mientras el ejército colombiano busca frenéticamente a cuatro niños desaparecidos después de un accidente aéreo en la jungla hace más de dos semanas, surgen nuevos detalles sobre la historia de la avioneta y las preocupaciones locales sobre la seguridad de los viajes aéreos en esa parte del Amazonas.

El monomotor Cessna 206 HK-2803 que se estrelló contra la selva tropical el 1 de mayo transportaba a siete personas, de las cuales cuatro eran niños.

Los equipos de búsqueda y rescate han localizado los cuerpos de tres adultos, pero solo rastros de los niños, de entre 11 meses y 13 años: un biberón, cintas para el cabello, un refugio improvisado e incluso lo que parecían ser pequeñas huellas.

Los activistas indígenas que lloraron las muertes en un comunicado a principios de esta semana dijeron que el accidente no fue una sorpresa y acusaron a las compañías aéreas que operan en el Amazonas de perseguir ganancias y al Gobierno Colombiano de no cumplir con los estándares de seguridad.

“El Estado colombiano es responsable de esta tragedia y todas similares”, dijo el grupo de defensa indígena OPIAC, alegando una “negligencia absoluta” de los controles y procedimientos para la seguridad aérea en la zona, y señalando que los indígenas de la zona tienen tienen pocas opciones alternativas de viaje.

En declaraciones a CNN, el presidente de la OPIAC, Julio César López, señaló que la avioneta siniestrado se había estrellado previamente en la misma región, el 25 de julio de 2021.

“Está claro que hay responsabilidades por investigar, y eso probablemente recaerá en un juez. Todo lo que estamos pidiendo es claridad y queremos plantear estos temas con nuestros representantes indígenas en las instituciones del Estado”, dijo César López a CNN.

Según el informe final de la autoridad de aviación civil de Colombia sobre el accidente de 2021 visto por CNN, la avioneta operaba como ambulancia aérea en el departamento de Vaupés cuando cayó en medio de la selva luego de experimentar problemas en el motor poco después del despegue.

El informe establece que la avioneta fue construida en 1982 y, antes del accidente de 2021, había acumulado más de 10.000 horas de vuelo.

Los tres tripulantes de la avioneta en ese momento solo sufrieron heridas leves y fueron rescatados por exploradores indígenas, sin embargo, la avioneta sufrió daños considerables en la hélice, el motor y la sección del ala, según el informe. Los ingenieros de aviación tuvieron que reemplazar todo el ala delantera e izquierda de la aeronave para que volviera a estar en condiciones de volar.