Lun. May 27th, 2024

Un exdirector de la morgue de la Escuela de Medicina de Harvard, su esposa y otras tres personas han sido acusadas formalmente en relación con el robo y venta de partes humanas, anunciaron el miércoles fiscales federales de Pensilvania.

Cedric Lodge, de 55 años y oriundo de Goffstown, Nueva Hampshire, robó partes diseccionadas de cadáveres que fueron donados a la facultad como parte de un plan que se endureció de 2018 a principios de 2023, según documentos entregados a la corte. Las partes humanas fueron tomadas sin el conocimiento o autorización de la universidad, dijeron las autoridades, quienes resaltaron que la escuela ha cooperado con la investigación.

En ocasiones, Lodge tomó los restos — que aparecieron cabezas, cerebros, piel y huesos — y los llevaba a su casa donde vivía con su esposa, Denise, de 63 años, mientras que algunas otras partes fueron enviadas por correo a compradores, según las autoridades. Lodge supuestamente también permitió que los compradores acudieran a la morgue para elegir los restos humanos que querían comprar.

Los cadáveres donados a la Escuela de Medicina de Harvard se utilizan con fines educativos, docentes o de investigación. Una vez que ya no se necesitan, los cuerpos por lo general se creman y las cenizas se devuelven a la familia del donante o se entierran en un cementerio.

Declaraciones

En un mensaje publicado en el sitio web de la escuela titulado “An abhorrent betrayal” (Una abominable traición), los decanos George Daley y Edward Hundert se refirieron al asunto como algo “moralmente reprobable”, dijo que Lodge fue despedido el 6 de mayo.

“Estamos consternados al enterarnos de que algo tan inquietante haya podido ocurrir en nuestro campus, una comunidad dedicada a curar y servir a los demás”, escribieron los decanos. “Los incidentes denunciados son una traición a la facultad y, lo que es más importante, a cada una de las personas que de forma altruista eligieron donar sus cuerpos a través del Programa de Donaciones Anatómicas para avanzar en la educación médica y la investigación”.

El acta de acusación imputa a los Lodge ya otras tres personas — Katrina Maclean, de 44 años y residente en Salem, Massachusetts; Joshua Taylor, de 46 años y residente en West Lawn, Pensilvania; y Mathew Lampi, de 52 años y residente en East Bethel, Minnesota— por asociación delictuosa y transporte interestatal de bienes robados. 

Según los fiscales, los acusados ​​formaban parte de una red nacional de personas que compraban y vendían restos robados de la escuela y de una morgue en Arkansas. Los Lodge aparentemente vendieron restos a Maclean y Taylor, entre otras personas, en acuerdos realizados a través de llamadas telefónicas y redes sociales.