Mar. Jul 16th, 2024

El norte de la India ha sido azotado por fuertes lluvias que ya cobraron la vida de al menos 30 personas, principalmente en la zona de Himachal Pradesh por causa de deslizamientos y fuertes inundaciones.

La capital, Nueva Delhi, también ha sufrido los estragos de las potentes precipitaciones, situación que obligó a las autoridades capitalinas a establecer 16 salas de control para monitorear las zonas más vulnerables a inundaciones. La emergencia también obligó a cerrar centros educativos en distintas localidades de Nueva Delhi.

Asimismo, han liberado agua de Haznikund, una represa cercana a la capital, hacia el río Haznikund para evitar su rebalse y una posible catástrofe en las comunidades aledañas.

Regiones como Jammu, Cachemira, Rajashtán, Punyab y Haryana entraron el alerta roja ante graves daños a viviendas y edificaciones por causa de las inundaciones.

Se espera que las lluvias continúen en los siguientes días, situación que podría aumentar el número de fallecimientos, el cual ya asciende a 30.

Amith Shah, ministro del Interior de India, anunció que visitará las zonas afectadas y el gobierno se comprometió a apoyar a las comunidades afectadas en los próximos días.