Dom. Abr 21st, 2024

La nueva aplicación de Meta, «Threads», ha representado un “boom” mediático en redes sociales con su incursión en los últimos días.

Dicha red social superó los 100 millones de usuarios en apenas una semana de existencia y levanta la mano como una fuerte competencia para Twitter, app con la cual comparte una interfaz bastante parecida al igual que con sus funciones.

A pesar de esto, no solamente Twitter ha presenciado con recelo el vertiginoso crecimiento del nuevo “bebé” del gigante de internet “Meta”, propiedad de Mark Zuckerberg, fundador de Facebook.

El buscador impulsado por inteligencia artificial ChatGPT vio cómo su récord de 100 millones de inscritos en dos meses, era destrozado por “Threads” en menos de siete días de “vida”.

«Eso es principalmente una demanda orgánica, ya que aún no hemos activado muchas promociones. ¡No puedo creer que solo hayan pasado 5 días!», aseveró Mark Zuckerberg el lunes anterior.

Todo este éxito fue conseguido sin lanzar la aplicación en países de la Unión Europea y sin campaña publicitaria para promover su uso. 

Amenaza seria para Twitter

La nueva plataforma de “Meta” amenaza con todo a Twitter con su versión prácticamente idéntica a la plataforma del “pajarito azul”, en una movida de ajedrecista por parte de Zuckerberg en medio del descontento de usuarios de Twitter por las nuevas políticas de Elon Musk -nuevo dueño de la plataforma-.

Días antes del lanzamiento de “Threads”, Musk anunció que limitaría el número de tuits que cada usuario podría ver a apenas 800 por día y 6000 para usuarios que pagaran por la verificación.

Dicha decisión despertó la furia de millones de cuentas de la red social, las cuales se preguntaban a dónde “migrar” tras la polémica idea de Musk.

“Meta” aprovechó y le ha dado a los usuarios de Twitter una alternativa seria en caso de que la red del “pájaro azulado” caiga en desgracia por las ideas del magnate sudafricano.

Twitter anunció medidas legales contra Meta por contratar a sus antiguos empleados y realizar una copia de dicha red, acusaciones que el gigante propietario de Facebook e Instagram negó rotundamente.