Mar. Abr 16th, 2024

El Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC), en colaboración con la Escuela de Biología y el Centro de Investigación en Biotecnología (CIB), ha brindado valiosa asesoría a un grupo de productores de la zona norte de Cartago. El objetivo principal ha sido mejorar de manera continua la calidad y rendimiento de sus cultivos.

Los beneficiarios de este acompañamiento incluyen a Minor Fernández Monge, dueño de Fresas de Altura S.A., la compañía Red Rubies Costa Rica, así como los productores Greivin Leitón Marín y Federico Guzmán Aguilar.

Las acciones realizadas como parte de esta colaboración abarcan:

  1. Establecimiento in vitro de al menos dos variedades de alta producción en la zona norte de Cartago, con un enfoque en la calidad fitosanitaria.
  2. Ensayos para optimizar los protocolos de multiplicación masiva de plantas.
  3. Capacitación a los agricultores en el proceso de aclimatación de plantas in vitro en invernaderos.
  4. Asesoramiento en la gestión y control del hongo Botrytis, que afecta negativamente a las plantas de fresa y su producción.

El investigador del CIB, Giovanni Garro Monge, resalta que esta iniciativa proporciona material vegetal de alta calidad, libre de patógenos, lo que se traduce en un mayor rendimiento y salud de las plantas. Además, se espera que el manejo postcosecha mejore notablemente, al reducir la carga bacteriana y fúngica en las frutas, lo que a su vez prolonga su vida útil en los estantes.

El cultivo de fresas enfrenta desafíos significativos, con la incidencia creciente de problemas fitosanitarios desde 2014. Estos desafíos han llevado a muchos pequeños productores a abandonar esta actividad, lo que genera dificultades económicas y sociales para las familias involucradas.

Frente a esta situación, el TEC ha implementado el proyecto «Estrategias Biotecnológicas para Incrementar la Productividad en el Cultivo de Fresas en la Zona Norte de Cartago», dirigido a los productores de la región.

El proyecto combina la biotecnología en el cultivo de tejidos vegetales y el control biológico para revitalizar económicamente la zona norte de Cartago mediante el cultivo de fresas. El enfoque abarca la producción y micropropagación in vitro de material de fresa, su evaluación en invernaderos y campo en coordinación con los productores.

Asimismo, se planea capacitar a los productores en el manejo de invernaderos proporcionados por ellos mismos. Entre las perspectivas futuras, se contempla el mejoramiento genético de variantes de fresas, el estudio de microorganismos beneficiosos y la capacitación en el uso de bioinsumos para el cultivo.

En otra línea de trabajo, investigadores del CIB, Luis Barboza, Giovanni Garro y Randall Chacón Cerdas, han realizado ensayos utilizando quitosano estructurado como posible antifúngico contra Botrytis cinerea en plantas de fresa.

Este estudio ha involucrado a productores de fresa de la zona norte de Cartago, quienes han aportado frutas de diferente madurez para evaluar los resultados de la aplicación de un recubrimiento protector antifúngico en frutas postcosecha y plantas en producción.

En resumen, estas iniciativas demuestran un compromiso por parte del TEC y sus colaboradores para abordar los desafíos que enfrenta la industria de la fresa en Costa Rica, buscando soluciones biotecnológicas y prácticas innovadoras para mejorar la producción y sostenibilidad en la región.