Mar. Abr 16th, 2024

De ser ignoradas y víctimas de burlas, a llegar a los oídos de Cedella Marley y hacer historia en un Mundial con su ayuda. Esta es la historia de las «REGGAE GIRLZ», la histórica selección de Jamaica en el Mundial Femenino 2023.

El fútbol en Jamaica ha sido visto históricamente como un tema de hombres, el machismo en el deporte impera como en casi todo el mundo y la selección femenina de fútbol lo sufrió en carne propia.

La Federación Jamaiquina se negaba a apoyarlas, los fondos para las Reggae Girlz eran mínimos y su atención se centraba en el representativo masculino. En 2008 se anunció que el programa para promover el crecimiento del balompié femenil en la isla se terminaba y con él, los sueños de cientos de muchachas que deseaban dedicarse al fútbol y representar a Jamaica.

A pesar de ello, las futbolistas se aferraron al sueño y buscaron la forma de recaudar fondos en toda Jamaica, repartieron volantes pidiendo ayuda para mantener a la selección femenina como un último intento de esperanza.

Uno de aquellos volantes llegó a las manos de un estudiante llamado Skip, específicamente se lo dio uno de sus profesores para recaudar fondos y solicitar ayuda a los padres de familia del colegio. Skip acudió a su madre, Cedella Marley, famosa cantante local e hija del legendario Bob Marley y le enseñó el papel.

Desde ese momento, la artista se comprometió a recaudar fondos por medio de su influyente presencia y acabaría recaudando 50 mil euros. Además de componer una canción junto a sus hermanos Damien y Steve, llamada “Strike Hard”, las ganancias de la pieza irían enteramente a apoyar a la selección femenina.

Cedella y las jugadores revivieron el programa del fútbol femenil, lograron que la Federación Jamaiquina finalmente apoyara a las muchachas y alcanzaron la Copa Mundial de Francia en 2019.

Ahora, cuatro años más tarde, clasificaron al Mundial 2023, pasaron por primera vez a octavos de final y eliminaron a Brasil en fase de grupos para demostrar que cuando se apoya realmente al fútbol femenil, los resultados llegan tarde o temprano.

Lo logrado por las jugadoras jamaiquinas, con el apoyo de Cedella Marley, es histórico y una de las hazañas más grandes en la historia del fútbol, un ejemplo de que nada es imposible y de que los sueños, por más grandes que sean, se pueden cumplir.